Derecho Migratorio

El Derecho Migratorio establece los procesos y procedimientos a través de los cuales se puede considerar a una persona como no inmigrante, inmigrante, inmigrado, emigrado, repatriado y naturalizado. Las relaciones nacientes de estos aspectos confieren una diversidad de derechos y obligaciones para todos aquellos que recaigan o cumplan con los requisitos de cualquiera con los supuestos anteriores. Con ellos es necesario muchas veces por la complejidad de los trámites, la ayuda y asesoría por parte de profesionales específicamente dedicados a estos aspectos.

Los servicios migratorios pueden gestionarse por los extranjeros o en su caso, por sus representantes legales, mediante la presentación de una solicitud y el cumplimiento de los requisitos señalados para cada caso, los cuales deberán ser presentados en original y copia para cotejos.

Los documentos emitidos en el exterior, deberán ser apostillados por la autoridad gubernamental del país emisor, o bien, legalizado por el consulado correspondiente y en su caso, traducido al español por un traductor oficial.

En caso de que el interesado realice el trámite a través de un apoderado o representante legal, este deberá acreditar tal carácter mediante poder otorgado por el extranjero, copia de una identificación vigente tanto del apoderado como del propio extranjero.

La presentación de la solicitud y los requisitos, le garantiza al solicitante una respuesta en los plazos legales aunque no se garantiza que dicha respuesta sea en sentido afirmativo o conveniente a sus intereses.